aborto, duelo, Estado de ánimo, ILE, maternidad, muerte gestacional, pérdida de un hijo, psicología

Primer mes

Hoy ha tocado visita con la psicóloga. Hoy estoy realmente mal en comparación con otros días y estoy segura de que se debe a dos factores: el estrés y esfuerzo emocional de ayer en el grupo de terapia y la fecha (sumando el no haber dormido). Pero no se por qué razón, al salir de la consulta el aire no me pesaba en los pulmones como la ceniza.

Hemos hablado de sentimientos, de fases por las que tendremos que pasar y de pensar en una pronta recuperación sin saltarnos ninguno de los pasos. Nos ha preguntado si teníamos cosas para ella y en qué situación estábamos al respecto. Hemos tenido la suerte de no tener nada montado porque aún faltaba mucho para su llegada, pero sin embargo ya amontonábamos algunas cosas, como una cuna/cama que sigue apoyada en la pared de la habitación sin montar, la bañera, el carrito, un par de regalos… todo eso está en esa habitación, preparado para cuando alguien tenga que usarlo. Es fácil tenerlo ahí a puerta cerrada, los únicos vistazos que le echamos a esas cosas son cuando necesitamos algo que está guardado en el mismo sitio y tenemos que entrar. Me siento orgullosa, hay muchas cosas que me dan pena, pero no entrar en ese cuarto.

Hemos hablado de la despedida, de lo necesario que es hacer un “ritual”. Nosotros optamos por no hacernos cargo de ella, por lo que no ha habido funeral (aunque si estará en el nicho común de la unidad de nonatos del hospital, en el cementerio de Montjuic). Pero si pudimos despedirnos de ella en la habitación, todo el rato que nos fue necesario, lo cual fue precioso a la vez que triste. Pero no puedes evitar pensar que debes hacer algo, algo en su honor, un “ritual” como dice la doctora. Y eso haremos.

Hemos hablado de volver a intentarlo, de hecho nos dijo en una anterior visita que ellos lo aconsejan, siempre y cuando la pareja esté suficientemente preparada para afrontar el miedo que conlleva. Ve como buen síntoma que estemos empeñados en seguir en la aventura de ser padres, quiere decir que pronto nos recuperaremos sin que ello signifique olvidarnos de nuestra hija, sino que hayamos superado la pérdida aunque vayamos a seguir llorándola, muy probablemente, el resto de nuestras vidas.

El primer mes es el peor, como el primer día, la primera semana o el primer año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s