Arcoiris, Embarazo arcoiris

Diferente

La semana pasada hubo un día en que me sorprendí pensando que quizás no tendría suficiente amor para este niño. Digo niño porque, llamadme loca, pero tengo la sensación de que es lo que será, una de las primeras cosas que haces cuando quedas en estado es tratar de averiguar si lo que llevas dentro tendrá genitales masculinos o femeninos, aunque es lo menos importante hay cantidad de cuentos que te predicen el sexo, como si eso dependiera del mes de concepción o la edad lunar y no de si tu marido produce espermatozoides con carga X solo o Y. Uno de los métodos proféticos se basa en los estudios de un tal Ramzi que dice que según en qué lado del útero se aloje la placenta el bebé será de un sexo u otro: izquierda niña, derecha niño y si la tienes en el medio te sale con disforia de género, o algo. La cuestión es que lo vi tan pegadito a la derecha que pensé, esto es un niño. Con Dàlia acertó, ella estaba enganchada a la izquierda. El resto de calculadoras y tablas dicen que es niña, pero no se, tampoco me importa.
La cuestión es que me sorprendí pensando, si fuera una niña sería como tener de vuelta a mi hija, ¿no? Muchas veces nos dicen que ese ser que está destinado a venir con nosotros acabará viniendo con nosotros, da igual las veces que haya que intentarlo, su esencia será la misma, que todo está controlado por el “destino”. Realmente me gustaba pensar que solo tenía que fabricar un cuerpo nuevo, y mi hija volvería a ocuparlo. Pero es tan relativo…

En el momento que pusieron sonido al ecógrafo y sentí su corazón, supe que no era ella. No metafóricamente, no hablo de almas. Hablo de que el guisante que llevo dentro no es el mismo que llevé hasta Mayo del año pasado, y puede parecer muy evidente, está claro que no es el mismo ¿en qué pensabas? Pero al oír su latido tan diferente de como era el de Dàlia me di cuenta: todo es nuevo, para todo es una primera vez. Y por un momento, por un solo día, no me vi capaz de querer a nadie más que no fuera mi hija. Sentí que la sustituía, que la traicionaba. Y luego me sentí tan mal por esta criaturita… ¿cómo no iba a quererle? Si le llevo queriendo desde antes de concebirlo… y me di cuenta de lo terriblemente imbécil que puedo ser a veces.

Nunca te cuentan lo arduo que puede ser el camino a la maternidad, sobretodo después de perder a uno de tus hijos. Pero no todo es angustia y pena, precisamente porque se trata de un nuevo camino las cosas no irán como fueron anteriormente, evidentemente tenemos miedo porque por primera vez en nuestra vida sabemos la cantidad de caminos que puede tomar y el final de cada uno, por primera vez en nuestra vida comos conscientes de todo lo que nos puede pasar. Antes de la primera eco, por ejemplo, tuve una semana de mucho dolor en un costado, ¿y qué pensé? que si era un ectópico estaba jodida, y posiblemente me hubiese ido al médico de no haber estado de vacaciones. Cada vez que disminuye un síntoma, cada vez que me encuentro bien pienso mal, sin embargo cada vez que siento esos gases focalizados pienso que no son gases, que ese burbujeo puede ser el embrión, o cada vez que cambio de postura y me duele un ligamento redondo pienso “esto está creciendo porque sino no me dolería”.

Quiero tener a mi hija de vuelta, todas las madres quieren eso. Pero los hijos que tengamos, ya sean uno o diez, todos serán diferentes.

 

Un nuevo corazón es un nuevo comienzo, una nueva oportunidad para que las cosas sean de otra manera. Diferente. Mejor.

 

Anuncios

2 comentarios en “Diferente”

  1. He estado leyendo varios de tus escritos del blog y te agradezco que hayas compartido tanto. Me he sentido identificada contigo en muchos momentos. A mi bebé también le diagnosticaron mielomeningocele en la ecografía morfológica y nos derivaron a Vall d’Hebron y, aunque su diagnóstico concreto no era muy negativo y por ello decidimos tirar hacia adelante, lo perdimos inesperadamente casi a la semana 30 de embarazo, hace apenas 2 meses.
    Tus palabras me han tocado muy profundamente y me han hecho saltar las lágrimas, lo cual te agradezco enormemente. Es importante vivir el duelo, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Y te quería felicitar por este nuevo comienzo de todo corazón. Espero poder vivir esta experiencia dentro de un tiempo.
    Un abrazo enorme,

    Me gusta

    1. Gracias por tus palabras, siento muchísimo que hayáis tenido que enfrentaros a la pérdida, es algo que no debería pasar jamás. Es una experiencia que no vamos a olvidar en la vida y sé que al principio solo hay rabia y dolor, no le vemos el lado bueno porque en verdad no lo tiene porque ¿dónde está la parte positiva de perder un hijo?
      Es cierto que el tiempo lo cura todo, o al menos hace que no duela tanto. Yo creo que no vamos a superarlo nunca, pero aprenderemos a vivir con ello sin que afecte a nuestro día a día como nos afecta ahora.
      Ten por seguro que eres muy fuerte, más de lo que nunca hubieses imaginado, espero que poco a poco te vayas rehaciendo.
      Gracias, seguro que antes de lo que esperas estarás conociendo a tu arcoiris. Un besazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s